Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Tauromaquia sin amarillismo

Si insistimos en nuestra verdad, descartamos la verdad de los demás y entonces somos injustos e ignorantes. 


Juan Carlos Illera es profesor titular y director de departamento de Fisiología Animal de la facultad de Veterinaria de la universidad Complutense de Madrid, él y su equipo de trabajo realizaron un estudio en el cual intentaron conocer el umbral de percepción del dolor mediante la medición de los niveles de Beta-Endorfinas en toros y novillos, tuvieron en cuenta el sistema neuroendocrino del eje hipotálamo-hipófisis adrenal, analizando las principales hormonas reguladoras de esta respuesta.

Diarios de todo el mundo publicaban:

"El toro disminuye la percepción de dolor con un mecanismo especial" Juan Carlos Illera del Portal 

El toro de lidia es un animal “especial” endocrinológicamente hablando, ya que tiene una respuesta totalmente diferente a la de otras razas vacunas y a otras especies animales. Analizaron “medidores del estrés” cómo son la hormona adenohipofisaria (ACTH – hormona adrenocoricotropa) y las hormonas adrenales, tanto de la corteza (cortisol) como de la médula (epinefrina y norepinefrina o noradrenalina), que el toro presenta. Durante la lidia, hay menor liberación de ACTH y cortisol que durante el transporte, lo que significa que el animal tiene una mejor respuesta al estrés. Por supuesto que el toro tiene estrés, pero con estos análisis se demostró que éste, es significativamente más elevado, por ejemplo en el momento de salir al ruedo que durante o al completar su lidia.

La  Beta-Endorfina (β-E) es un opiáceo endógeno y la hormona encargada de bloquear los receptores de dolor (nociceptores) en el sitio donde éste se está produciendo, hasta que llega un momento que se deja de sentir dolor. Se midió el umbral de percepción de dolor con base a los niveles de Beta-Endorfinas , comprobándose que éste es altísimo en toros y novillos. Durante la lidia, estos animales liberan grandes cantidades de Beta-Endorfinas , de igual manera ocurre en el transporte porque sienten estrés, pero en menor cantidad, lo que en principio, les provocaría un sufrimiento. Básicamente en el pre-ruedo como al final, el toro sufre, esto es claro cuando se observa los mugidos en respuesta al dolor sentido por las espadas cerca al final del ruedo ya que, a diferencia del pre-ruedo que no tiene la misma tonalidad en su bramido,  no tiene el mismo nivel de estrés y agresividad.


Esta imagen genera controversia, ya que tiene una connotación de Venganza, sin embargo la rescato porque se puede comparar esta práctica cambiando los roles para indagar a aquellos que defienden la tauromaquia si la aprueban. 
Lo anterior demuestra que es necesario llevar al toro a su máximo nivel de estrés, obteniendo un alto umbral de percepción de dolor como respuesta, la agresividad que presenta debido a los altos niveles de testosterona, confrontan la primera reacción que conduciría la norepinefrina o noradrenalina que sería la huída, todo esto hace que este sea el animal perfecto para una actividad tan perversa como es la tauromaquia. Es indignante el pensar que estas características del toro de lidia es el resultado del capricho del hombre, gracias a la selección artificial, obtenemos a una especie que cumple con un asqueroso y morboso entretenimiento que algunos llaman “Arte” y “Cultura”




Al ser este un estudio preliminar y por los resultados obtenidos se necesita profundizar más en el estudio de los mecanismos implicados en la regulación del estrés y el dolor. Se debe tener en cuenta los principales órganos y tejidos implicados en estos sistemas de regulación neuroendocrina: Sistema Nervioso Central (SNC, encéfalo), hipófisis, adrenales y sangre periférica.


Aquí es importante hablar de como la educación ha influenciado el desarrollo de esta “tradición” como lo es por ejemplo la definición de dolor como punto de vista de la conciencia y los sentimientos netamente humanos. Cabe recordar que numerosos casos de asesinos en serie, violadores y otros tipos de delincuentes, en los que se encuentran antecedentes de maltrato a animales en edades tempranas, han llevado a psicólogos y psiquiatras a buscar una posible conexión entre este tipo de conducta y los actos que cometieron después.   


Existe comportamiento violento en los asistentes a este tipo de eventos ya que inhiben la empatía por otras especies, puede ser el resultado a una justificación antropocentrista ya que ven al toro como un juguete al cual pueden infligir cualquier tipo de daño, impulsado por la evolución cultural ya que el hombre desea tener el control y la domesticación de otras especies, quizás originada por una religión de igual manera antropocentrista que busca la dominación de todo lo que existe en la Tierra, o simplemente el morbo que se vende por la falta de una educación adecuada, que fomenta la idea de que las demás especies no sienten dolor, omitiendo que muchas de éstas poseen un sistema nervioso con el cual pueden sentir el dolor por la presencia de receptores.

Los  que defienden la tauromaquia argumentan que esta práctica es un deporte, arte, cultura, tradición, entre otras, pero los nuestros tienen mayor solidez, MundoPatitasAC en su entrada de su blog titulado Sensatez Vs. Taurófilos. Respuestas inteligentes a absurdos argumentos taurinos lo demuestra, tomaré parte de éste:

"La corrida de toros es un deporte"
La RAE define el Deporte como actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas” hasta aquí estaríamos de acuerdo. Pero, decir que el toreo es un deporte de competencia igualitaria entre dos rivales, es falso, pues esta condición no se cumple. Los sucesivos escándalos por el afeitamiento de los toros (cortar o limar la punta de los cuernos al toro para que su lidia resulte menos peligrosa) o las investigaciones que han dejado ver la manera en que los toros son preparados para la corrida en toriles; dejan mucho que desear a una afirmación como que el enfrentamiento se da entre dos rivales en iguales condiciones. Hoy una corrida de toros es un espectáculo de engaño y falsedad, donde los machos se enfrentan a un animal completamente minado en sus facultades físicas mediante el cansancio y el dolor.


"La corrida de toros es un arte"  
El arte es un proceso de creación y construcción, que da vida, no la quita. Como interpretación de una representación mental, algunos autores han definido al toreo como seductor, en tanto niega lo absurdo y trágico de la muerte humana, trascendiendo y humillando la animalidad del toro. Para Hilda Salmerón, el toro le recuerda al hombre la angustia por lo limitado de su naturaleza animal, y se proyecta en una superioridad simulada ideando instrumentos de tortura y lidiando al toro con ellas a través de las diferentes suertes o lances de la corrida. Con ello, el torero representa la trascendencia a su propia condición mortal, a su propia condición animal. Sin embargo, lo que sucede no es el enfrentamiento de toro con torero, sino un animal contra el arsenal del torero. Éste destruye y aniquila, en búsqueda de la ansiada “inmortalidad” que consigue efímeramente bajo el disfraz de la fama, de salir por la puerta grande y de premiar al diestro a merced de las orejas y/o la cola de un pobre animal que ha sido el fantoche en la farsa. Este arte no construye ni da valor. Antes bien, destruye todo lo enaltecedor del arte para la vida humana. Si ser un matarife es arte, vale. Y no me digan que Picasso y Goya pintaron corridas para justificar el arte del toreo. Picasso pinta al toro al igual que pinta el “Guernica”: no justifica el bombardeo alemán sobre ese pueblo vasco. Y Goya pinta escenas de toros: expresa una realidad que sucede, no la justifica. Goya también pintó cuadros de la España negra y atrasada en los cuadros de fantasmas y monstruos; y no por ello justificó esa España. Los que defienden que el toreo es arte confunden el objeto pintado con la justificación moral del acto que se pinta. Como dato cultural, la Obra Carmen NO FUE ESCRITA EN HONOR A LA TAUROMAQUIA. El autor Georges Bizet, dijo que en ella reflejo LO MAS BAJO de la sociedad: prostitución, machismo, pobreza y tauromaquia; argumentando que muchas cosas siguen en esta vida por “tradición”.


"La corrida de toros es cultura" 
La palabra “cultura” proviene del latín. Viene del verbo “colo”= cultivar. Cultura es todo aquello que produce un progreso, es cultivar lo más noble del espíritu humano, lo que hace progresar a la humanidad. ¿Puede decirme cualquier taurino en qué aspecto hace progresar la corrida de toros a la especie humana? Ya lo cita Blasco Ibáñez en su obra “Sangre y arena”: “entre tantos miles de racionales (los espectadores), la nobleza y la sensibilidad están representadas por el pobre animal”. Así pues, LA TORTURA NO PUEDE NI DEBE SER CONSIDERADA ARTE, DEPORTE O CULTURA.
 También es común que se mencione que el Toreo es de intelectuales, argumentando que quienes saben de arte (Dalí, Goya, Picasso, y Agustín Lara), y que llamaron arte a la tauromaquia, son los mas indicados para opinar de si es un arte tal actividad. Sin negar las capacidades en pintura y la música de los artistas citados es sabido que ninguno realizo estudios en ciencias y menos en áreas biológicas por lo que es de dudarse que tuvieran a su alcance algún fundamento OBJETIVO para fijar sus opiniones y que aunado a eso en el momento histórico en que vivieron estos artistas el conocimiento científico y del ambiente aún no estaba lo suficientemente desarrollado. Por lo tanto… el círculo de intelectuales que rodean a este espectáculo deja mucho que desear… Por otro lado, es de llamar la atención que son justo los toreros, muchos de ellos que ni la primaria terminaron, los que hablan de cultura. ¿Habrá en dichos círculos intelectuales algún premio NOBEL o algo que se asemeje? En cambio aquí un par de citas, no de uno, sino de DOS PREMIOS NOBEL: “Un animal no puede defenderse; si tú estás disfrutando con el dolor, disfrutando con la tortura, te gusta ver cómo está sufriendo ese animal… entonces no eres un ser humano, eres un monstruo” José Saramago. (Premio Nóbel de Literatura 1998).“La tauromaquia es promocionada como una muestra de coraje y valentía, pero en realidad se trata de un acto cobarde, donde un animal es torturado y no tiene posibilidad alguna de sobrevivir. Las corridas de toros no son mas que un espectáculo cruel y sangriento, tal y como lo eran las masacres de gladiadores de la antigüedad” JM Cohetes. (Premio Nóbel de Literatura 2003).En 1980, la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su opinión al respecto: “La tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura” La cultura entendida según la RAE como “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.” sólo será constructiva y válida mientras apueste por dar valor al ser humano, transformarlo en un ser más sensible, más inteligente, y más civilizado. La crueldad que humilla -a humanos o animales- y destruye por el dolor jamás se podrá considerar cultura. Esas sólo serán costumbres odiosas contra el mundo y contra sí mismos. Aún así, la AIT (Asoc. Internacional de Tauromaquia) ha pedido a la Unesco que la tauromaquia sea considerada parte de los “Bienes Intangibles del Patrimonio de la Humanidad”. Si la violencia, la crueldad y la barbarie son consideradas “Patrimonio de la Humanidad”, esta petición será acogida.


"Los toros son una tradición, y las tradiciones hay que mantenerlas"
Eso sí que es cierto. Pero la humanidad, si quiere progresar, ha de abandonar las tradiciones perversas y que degradan a la especie humana y tiene que conservar solo aquellas que la ennoblecen y la hacen progresar. Como ejemplo de tradiciones del pasado que se han abolido están las luchas en el circo romano, los trabajos de los niños en las fábricas, la inferioridad de la etnia negra, el calzado pequeño a las mujeres chinas, los sacrificios prehispánicos, etc. Y actualmente, es una tradición la ablación del clítoris de las mujeres africanas y la lapidación pública de las musulmanas, la inferioridad de la mujer respecto al hombre que ha conducido al maltrato machista. Repito: hay que abandonar las tradiciones que degradan a las personas…y a los animales. ¿Desde cuándo las apologías a la violencia y la destrucción son dignas de perpetuamiento histórico? Tradiciones como la ablación femenina o la esclavitud -que persisten hoy en día- nos horroriza… ¿Por qué no una tradición cruel y sádica como la fiesta de los toros?. Porque se trata de animales, seres autómatas para algunos, o medios al servicio de los fines humanos, para otros. Las tradiciones sustentadas en la violencia y el aniquilamiento no hacen más que perpetuar éstos comportamientos como dignos de práctica y seguimiento: si podemos matar un animal, ¿por qué no podremos matar también a nuestro enemigo político, o a todo aquel contra el que nuestras diferencias se vuelquen? Las tradiciones deben ser soporte de lo que nos define y construye, pero también de lo que esperamos en el futuro. La pretendida racionalidad de nuestras sociedades, y los nobles objetivos pacíficos en el mundo, están amenazados toda vez que dejamos a este tipo de tradiciones ser fundamento formativo de las nuevas generaciones.

Participando en "Ponte en la Piel del Toro", evento realizado en Barbosa Santander (Diciembre, 2009)


Soy Antitaurino, pero es necesario tener argumentos con los cuales podemos atacar a este tipo de prácticas, que vienen siendo un conjunto de actos que alimentan el morbo y nos desensibiliza. Es claro que hay un el movimiento antitaurino cada vez con más fuerza, pero tiene un gran problema, la desinformación que es impulsada por el amarillismo, a pesar de que con este estudio los defensores de la tauromaquia indican que “el toro de lidia no sufre” (Cosa que es falso, ya que no hay total inhibición de dolor) no podemos seguir indicando que “el toro llora” “el toro siente muchísimo dolor”, ya no son argumentos. Cumpliremos con el objetivo demostrando que la tauromaquia esta lejos de ser cultura o arte, todo lo contrario, impulsa a la formación de personas sin piedad ni compasión, totalmente indiferentes a actos de crueldad y maltrato. 

Se ha demostrado que el dolor y sufrimiento de los animales no humanos no lo demuestran con llantos de lágrimas, esta imagen al igual que otros cientos se observan en protestas y en redes sociales.

Artículo:  

  • ILLERA J.C., GIL F.E., SILVÁN G. Regulación neuroendocrina del estrés y dolor en el Toro de lidia (Bos taurus l.). Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 2, 2007: 1-6

6 comentarios:

  1. Excelente. Usaré varias frases para argumentar discusiones sobre este aberrante acto.

    Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estaría encantado de que entraras en nuestra página: www.avat.org.es, de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia, y verás que las conclusiones de Illera, que parece que das por buenas, carecen del más mínimo rigor científico. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. el estudio que se presenta al inicio del articulo ha generado controversia y no se a definido como legitimo por la comunidad científica, ha diferencia de este que te dejo a continuación planteado en el parlamento de Cataluña durante el debate de la ILP, http://www.youtube.com/watch?v=JEP04oLOg2E&feature=related

    ResponderEliminar
  4. El estudio de Illera ya fue refutado en términos científicos por el veterinario José Enrique Zaldívar, quien comentó anteriormente :) y el video de Youtube que colocó "Anónimo" también corresponde al Doctor Zaldívar.

    En cuanto a lo de deporte, claramente la tauromaquia no lo es, ya que en un deporte ambos bandos deben estar de acuerdo en enfrentarse, en cambio en la tauromaquia al toro lo obligan.

    Esperemos que esta tradición cruel y obsoleta acabe pronto.

    Y acerca de la imagen final, tengo una inquietud. Sé que los toros lloran, al igual que las vacas, los burros, los caballos y otros animales, yo mismo lo he visto. Y también sé que las lágrimas pueden ser causadas por diferentes razones, pero quisiera saber si el "llanto" en los animales no humanos también puede deberse a algún tipo de sufrimiento (físico o emocional) como en los humanos. Nunca he escuchado información al respecto y me parece un tema interesante.

    ResponderEliminar
  5. Hagamos un compromiso, luchemos por erradicar el sufrimiento, tortura y explotación de los seres humanos, una vez que lo consigamos, pasemos a luchar por el sufrimiento de los animales, porque parece totalmente hipócrita armar tanto revuelo por los toros cuando aún se siguen asesinando torturando y vendiendo seres humanos en el mundo.

    ResponderEliminar
  6. Muy aterrizados los argumentos para defender este debate. Excelente post y sigue vigente.

    ResponderEliminar

Buscar este blog